HOMBRE

 

 

 

                        Cabe un árbol entero en una hoja.

                        Hay todo un bosque oculto en la semilla.

                        En un carozo de hombre, un Dios se aloja.

                        Y la verdad sublime es la sencilla.

 

                        Por eso es grande, el hombre que se humilla.

                        Y humilde el hombre, cuando se despoja.

                        Y se alegra en su lecho de gramilla.

                        Y bendice la lluvia que lo moja.

 

                        Cuando no tiene a nadie que lo acoja.

                        Pero tiene al que obró la maravilla

                        de hacer caber la dicha en la congoja,

 

                        y le puede servir en la escudilla

                        que su mano amasó de arcilla roja

                        un pan que con sudor cobró en su trilla.

 

Horacio Bojorge